Large letter c in a circle representing the copyright sign, drawn in with a graffiti blue spray on a cream colored wall. The left side of the circle is much more intense than the right one thus showing the writing direction. The wall has a small square puncture and several other gray shapes. From the left side there are coming some discrete rays of sunset light.

¿De qué va la demanda de The Times a OpenAI por infracción de Copyright?

El 27 de diciembre de 2023, The Times presentó la Demanda contra Microsoft y OpenAI por lo siguiente: (i) infracción de derechos de autor, (ii) infracción indirecta de derechos de autor, (iii) violación de la Digital Millennium Copyright Act («DMCA»), (iv) competencia desleal por apropiación indebida y (v) dilución de marca. Además de una compensación económica, The Times solicita una orden judicial para poner fin a la conducta ilícita de los demandados.

OpenAI, que no puede quedarse atrás, pide la desestimación de: (i) una parte de la demanda por infracción de Copyright por prescripción; (ii) la demanda por infracción indirecta, (iii) la demanda DMCA, y (iv) la demanda por competencia desleal por apropiación indebida.

Y el Times, que se queda aún menos quieto, responde a los argumentos de las 4 solicitudes de desestimación:

1. Argumento de la prescripción. OpenAI dice que el Times sabía desde el 2019 de qué iban, pero es que en el 2019 sus modelos no estaban disponibles para uso público.

Aquí entra en juego la regla de descubrimiento: Las reclamaciones no se acumulan hasta que el titular de los derechos de autor descubre, o con la debida diligencia debería haber descubierto, la infracción. Y, además, OpenAI soporta la carga de la prueba sobre esta cuestión.

OpenAI insiste y dicen que The Times debe ser acusado de notificación constructiva de la supuesta infracción porque alegan que el 26 de diciembre de 2020 el Times ya era consciente de la infracción. Pero, de nuevo, OpenAI debe demostrar que esto era cierto.

Y ya se termina de desmontar este argumento porque un titular de derechos de autor no tiene el deber general de vigilar Internet para descubrir conductas potencialmente infractoras y, mucho menos, buscar y reunir fragmentos de artículos académicos.

2. La demanda por infracción indirecta. Primero, ¿qué es una infracción indirecta? resumiendo: un usuario final puede ser responsable como infractor directo sobre la base de la salida de productos basados en GPT.

Y, OpenAI, con todo el arte, les dice: Pues es tu obligación la de identificar, en la fase de alegaciones, a todos y cada uno de los usuarios que infringieron los derechos de autor leyendo/usando los artículos específicos del Times a través del ChatGPT.

Pero este argumento de pacotilla también se desmonta porque The Times sólo necesita alegar que OpenAI sabía o debería haber sabido que su servicio fomentaría la infracción.

En respuesta, OpenAI afirma que la gente no utiliza los productos de OpenAI para infringir. Y esto también se desmonta porque los informes públicos demuestran que OpenAI ofrecía sus productos para ofrecer contenidos protegidos por muros de pago.

No sólo eso, sino que las declaraciones de los representantes de OpenAI respaldan la alegación de conocimiento del Times. A finales de 2023 Sam Altman se enfrentó a Helen Toner, miembro de la junta de OpenAI.

Toner escribió un documento criticando a la empresa por «cuestiones de seguridad y ética relacionadas con los lanzamientos de ChatGPT y GPT-4, incluso en relación con cuestiones de derechos de autor».

3. La demanda de Digital Millennium Copyright Act («DMCA»). La Sección 1202(b)(1) prohíbe la eliminación o alteración intencionada de la información de gestión de Copyright. Es decir, las alucinaciones en los resultados del ChatGPT.

Y la Sección 1202(b)(3), que prohíbe la distribución de obras a sabiendas de que la Copyright Management information (CMI) ha sido eliminada o alterada. O lo que es lo mismo, saltarse el muro de pago y transcribir los artículos.

OpenAI dice que The Times no «especifica el CMI en cuestión. Pero se demostró que The Times coloca avisos de derechos de autor y enlaces a sus condiciones de servicio en «cada página de su sitio web». Y OpenAI, con todo el arte, eliminó estos avisos.

OpenAI también argumenta que los avisos de copyright de The Times y otros CMI eran demasiado «pequeños» y están demasiado abajo «en la parte inferior de la página» para cumplir con la definición legal de «transmitido». ¿Para qué molestarse en plantear razones jurídicas?

El Times presenta una reclamación en virtud del artículo 1202(b)(1) de la DMCA basada en el entrenamiento de los datos. Y, ¡cómo no! que OpenAI, por su puesto, pide su desestimación:

(i) Vuelven a alegar el argumento de la prescripción,

(ii) que The Times no alega de forma plausible la eliminación de CMI,

(iii) que The Times no alega de forma plausible la exclusión de CMI «por diseño»

(iv) que The Times no alega de forma plausible que la eliminación de CMI pudiera permitir la infracción.

(i) El argumento de la prescripción se resolvió al inicio.

(ii) El NYT no alega de forma plausible la eliminación del CMI durante el proceso de entrenamiento. La demanda incluye más de cien ejemplos que demuestran que los modelos produjeron copias literales de las obras del Times, y cada uno de esos resultados omite CMI.

Esto sugiere que el CMI fue eliminado durante el proceso de entrenamiento, si no, los modelos habrían mostrado todo el CMI. OpenAI lo vuelve a intentarlo: Hombre, que dejamos algún CMI, y eso nos exculpa. Pero no cuela porque la ley prohíbe la eliminación de «cualquier» CMI.

(iii) El NYT no alega de forma plausible la exclusión de CMI «por diseño». Las alegaciones de The Times apoyan una inferencia razonable de que los demandados diseñaron intencionadamente los programas para eliminar el CMI, si no, el CMI habría aparecido en los resultados literales.

(iv) The Times no alega de forma plausible que la eliminación de CMI pudiera permitir la infracción. Aquí entra el requisito de la doble conciencia de la DMCA: a) OpenAI distribuyó indebidamente material protegido por derechos de autor y tuvo conocimiento real de que CMI fue eliminado o alterado sin autorización de Times, b) así como conocimiento real o constructivo de que dicha distribución inducirá, permitirá, facilitará u ocultará una infracción.

Y «la conciencia de un demandado de que la distribución de material protegido por derechos de autor sin la debida atribución de CMI ocultará su propia conducta infractora satisface el segundo requisito de conocimiento de causa de la DMCA».

La segunda reclamación de El Times en este apartado es en virtud del artículo 1202(b)(1) basada en los resultados. OpenAI pide desestimar porque «no había CMI que eliminar del texto relevante» ya que los outputs citados en la demanda «presentan texto de la mitad de los artículos».

Pero aquí hay un detalle muy IMPORTANTE: la cuestión es que el texto relevante se refiere a los artículos que GPT-4 memorizó, y no a la salida memorizada en sí. Por lo tanto, a los datos de entrenamiento, y no a los outputs.

Y, ¡ojo periodistas! Las elucubraciones de OpenAI sobre cómo la teoría del Times atribuiría responsabilidad a los periodistas que incluyen citas en bloque en la reseña de un libro ignoran la naturaleza basada en hechos de la doctrina del uso legítimo. A su debido tiempo, el Times demostrará por qué esa defensa no se aplica a la conducta de OpenAI, pero esa cuestión no está todavía ante el Tribunal.

Hay MUCHÍSIMAS causas abiertas denunciando infracciones de derechos de autor. Todas ellas tienen en común que van a desmontar modelos de negocio, y leyéndolas se entiende muy bien cómo actúan los gigantes tecnológicos. Debería interesarles mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *